Las principales ventajas de un seguro de salud privado, se resumen en:

  • La reducción de las listas de espera.
  • La libre elección de médicos especialistas.
  • No se necesita pasar primero por el médico de cabecera.
  • Libre elección de centros hospitalarios.
  • Contar con ciertas comodidades a la hora de la hospitalización tanto para el enfermo como para el acompañante.
  • Rapidez en la realización de pruebas médicas.
  • En muchas de estas pólizas, la aseguradora ofrece una línea telefónica de asesoramiento.

 

La mayoría de pólizas de salud coinciden en cubrir las siguientes prestaciones:

  • Medicina primaria
  • Consultas con especialistas
  • Urgencias domiciliarias o ambulatorias
  • Hospitalizaciones para intervenciones quirúrgicas o para tratamientos
  • Cirugía ambulatoria
  • Parto o cesárea
  • Sesiones de rehabilitación y un largo etcétera.