¿El seguro de hogar cubre mis joyas?

junio 2, 2017 - Carmen Alvarez

No Comments

Un seguro de hogar nos proporciona la tranquilidad de saber que nuestra casa está cubierta ante imprevistos. Sin embargo, además del inmueble, muchas veces hay objetos valiosos dentro del edificio que nos gustaría que estuviesen bajo una póliza. En este artículo repasaremos qué cubre un seguro de hogar, si entre los apartados asegurados se encuentran las joyas y hasta qué cantidad.

El precio de un seguro de hogar depende de varios factores. Uno de ellos es obviamente el edificio, su tamaño, situación o los años que han pasado desde su construcción. Otro baremo es el tipo de cobertura que se quiere realizar, si será básica o se pretende que se asegure ante un mayor número de posibles problemas. Uno de los aspectos que más se tiene en cuenta es el valor de los bienes situados en el interior de la casa. En este punto, el propietario calcula el valor económico de sus posesiones, acreditadas luego por el perito.

En algunas ocasiones, la persona que va a contratar el seguro del hogar decide minusvalorar los objetos que guarda en el interior de su piso a cambio de que de este modo la póliza a pagar sea rebajada. Sin embargo, este tipo de actitud no es aconsejable pues en caso de accidente, el seguro tomará como referencia la aportación inicial del contratante y no cubrirá aquello que conlleve gastos superiores a la cantidad económica que figuró en el contrato. Intentar ahorrar unos pocos euros puede terminar con miles de euros perdidos.

Cuando se hace una valoración del contenido de una casa se debería de tener en cuenta todo. Es común tener en cuenta los muebles, la televisión, armarios, frigoríficos y otro tipo de objetos de gran tamaño, pero normalmente se olvidan otras cosas tan importantes como la ropa, ordenadores personales o las joyas. Cualquier objeto cuya pérdida nos causará una molestia debería ser incluido en un seguro de hogar. Especialmente significativo es recordar incluir aquellos objetos de pequeñas dimensiones, pero con un gran valor, como pueden ser las joyas, artículos de colección, prendas caras (como abrigos de visón o de vestidos de diseño) y aparatos tecnológicos. Teniendo en cuenta todos los datos proporcionados, la compañía aseguradora calculará la póliza correspondiente y de este modo cubrirá todo. Si un objeto no es mencionado, su desaparición no será compensada.

Una especial atención requieren las joyas. Al ser objetos de pequeño tamaño, pero muy caros, su inclusión en el seguro tiene ciertas particularidades. En algunas coberturas, se pide que se aseguren por separado del contenido del hogar y además únicamente se incluyen si se demuestra que se dispone de una caja fuerte que las acoja y libre de posibles negligencias. Este tipo de epígrafes son los que hacen que algunas personas sean reticentes al incluir sus joyas en el seguro. Sin embargo, en el mercado actual hay seguros muy competitivos que permiten incluir todo el contenido de una casa en el seguro de hogar, cubriendo todos los objetos y sin incrementar significativamente la cuota.

En algunas pólizas de hogar se ofrece la posibilidad de asegurar todo el contenido de un inmueble, incluyendo joyas y objetos valiosos. Sin embargo, cada bien tiene un procedimiento distinto:

– Aquellos elementos con un valor menor de 3.000 euros pueden ser automáticamente incluidos en el seguro únicamente con una mención. Es decir, puede incluirse un reloj de 60 euros únicamente indicando que se posee tal objeto.

– Cuando un bien sobrepasa los 3.000 euros debe de ser detallado minuciosamente. De este modo facilitamos el peritaje y las posibles indemnizaciones. Siguiendo con el ejemplo anterior si el reloj del que disponemos es de lujo y cuesta 4.500 euros, deberíamos hacer un informe del modelo, marca, ticket de compra (si es posible) y otros aspectos que consideremos importantes.

– Para aquellos objetos que tengan un valor más alto de 6.000 euros es preciso realizar un detallado análisis que además incluya una foto. Por lo que si nuestro reloj fuera de 10.000 euros necesitaría ser acompañado de un estudio donde se indicase sus características principales y además una foto que captase su existencia.

Una vez remitimos el informe de objetos de valor al seguro, la compañía aseguradora los incluirá dentro del contenido de la casa y pasarán a formar parte del seguro del hogar. De esta manera no es necesario realizar un seguro específico de joyas. Nos ahorraremos dinero y burocracia.

Es preciso indicar que, en caso de la pérdida de un objeto valioso, el seguro cubrirá su valor económico a precio de mercado. Esto quiere decir que, si es un objeto tecnológico que en su momento fue muy caro, se tendrá en cuenta la depreciación del tiempo y la cifra de la indemnización puede que sea menor. De igual modo también significa que se pagará el dinero que cuesta cada joya, no pudiendo valorar otros aspectos subjetivos como puede ser el cariño que se tenga de ella o los aspectos emocionales por pertenecer anteriormente a un ser querido. Este tipo de epígrafes no son recogidos en ningún seguro de ninguna compañía.

Por lo tanto, podemos afirmar que las joyas pueden ser incluidas en el seguro de hogar, dentro de la partida de contenido del inmueble. Al ser objetos con unas características especiales, será preciso hacer un inventario de ellos y realizar un informe que será más o menos detallado según su valor. En caso de que sean sustraídas o dañadas, el dinero que se pagará por la aseguradora recogerá el valor de mercado.

Carmen Alvarez

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *